Diagnóstico y tratamiento de la enfermedad arterial periférica

Enfermedad arterial periférica

La enfermedad arterial periférica (PAD), también conocida como enfermedad vascular periférica (PVD), es una afección muy común que afecta a 10 millones de estadounidenses, y del 12 al 20 por ciento de los estadounidenses mayores de 65 años cada año. La PAD se desarrolla con mayor frecuencia como resultado de la aterosclerosis (endurecimiento de las arterias), que ocurre cuando el colesterol y el tejido cicatricial se acumulan dentro de las arterias, formando una sustancia llamada placa. A medida que la placa se estrecha y obstruye las arterias, puede crear una afección muy grave que disminuye el flujo de sangre a las piernas, lo que puede provocar dolor al caminar y puede provocar gangrena y posible amputación.

Las personas con EAP tienen un mayor riesgo de enfermedad cardíaca, aneurisma aórtico y accidente cerebrovascular. PAD también es un marcador de diabetes, hipertensión y otras afecciones.

Detección y diagnóstico

Se pueden encontrar algunos signos de arterias estrechas, agrandadas o endurecidas durante un examen físico. Éstas incluyen:

  • Un pulso débil o ausente debajo del área estrecha de la arteria
  • Disminución de la presión arterial en una extremidad afectada
  • Sonidos de silbido (soplos) sobre las arterias, escuchados con un estetoscopio
  • Signos de un bulto pulsante (aneurisma) en el abdomen o detrás de la rodilla
  • Evidencia de mala cicatrización de heridas en el área donde el flujo sanguíneo está restringido

Dependiendo de los resultados de un examen físico, su médico puede sugerir una o más pruebas de diagnóstico, que incluyen:

Ecografía Doppler

Esta prueba implica el uso de un dispositivo de ultrasonido especial para medir la presión arterial en varios puntos a lo largo del brazo o la pierna. Estas medidas pueden ayudar al médico a medir el grado de cualquier bloqueo, así como la velocidad del flujo sanguíneo en las arterias.

Índice tobillo-brazo

Comparar la presión sanguínea en el tobillo con la presión sanguínea en el brazo se conoce como índice tobillo-brazo. Una diferencia anormal puede indicar enfermedad vascular periférica, que generalmente es causada por aterosclerosis.

Electrocardiograma

Un electrocardiograma (ECG) registra señales eléctricas a medida que viajan a través de su corazón. Un ECG a menudo puede revelar evidencia de un ataque cardíaco previo o uno que está en progreso. Si los signos y síntomas ocurren con mayor frecuencia durante el ejercicio, el médico puede pedirle que camine en una cinta de correr o andar en bicicleta estacionaria durante un ECG.

Arteriograma

Para ver mejor el flujo de sangre a través del corazón, la arteria del paciente se inyecta con un tinte especial bajo rayos X. Esto se conoce como arteriograma. Las imágenes describen puntos estrechos y bloqueos, que también pueden repararse o tratarse durante el mismo procedimiento.

Otras pruebas de imagen

El uso de otras técnicas de imagen como una tomografía computarizada y una resonancia magnética para evaluar las arterias se está volviendo más común. Son menos invasivos que la arteriografía convencional porque no hay necesidad de punción arterial o sedación. Los estudios se denominan CTA (arteriograma CT) o MRA (arteriograma MR), y las imágenes se pueden proporcionar en la reconstrucción 3D para evaluar el endurecimiento y el estrechamiento de las arterias grandes, así como los aneurismas y depósitos de calcio en las paredes de las arterias.

Opciones de tratamiento

Después de que se diagnostica la PAD, hay varias opciones de tratamiento disponibles, que incluyen:

  • Medicación
  • endarterectomía
  • Cirugía de bypass
  • Cardiología intervencionista
  • Terapia trombolítica
  • Angioplastia y colocación de stent
  • Rotablator de espalda de diamante
Si necesita una derivación a un médico en Valley Hospital, llame a nuestro servicio gratuito de derivación de médicos al al 800-879-0980.